POLITICA

Alberto Fernández dejó el aislamiento y viajó a Uruguay

Sorpresivamente, en un vuelo que no había sido anunciado en la agenda presidencial, al mediodía aterrizó en Colonia.

El presidente Alberto Fernández aterrizó este mediodía en Uruguay en un viaje que no había sido anunciado por las autoridades oficiales. El jefe de Estado abandonó hoy el aislamiento preventivo tras realizarse el segundo hisopado para detectar el covid-19, arrojando este un resultado negativo.

Según informaron medios uruguayos, Fernández aterrizó 12:45 en Uruguay y será recibido por Luis Lacalle Pou en un almuerzo que se llevará a cabo en la Estancia de Anchorena. Trascendió que ambos mandatarios analizarán una agenda bilateral reforzada y un esquema de trabajo para el Mercosur unificado.

El Presidente salió en secreto desde la quinta de Olivos en helicóptero hacia la quinta de Anchorena situada en Colonia de Sacramento donde lo esperaba Lacalle Pou. Se trata del segundo viaje al exterior de Alberto Fernández desde que empezó la pandemia en marzo pasado y está cargado de un alto contenido político ya que se trata de la visita a un jefe de Estado con el que ideológicamente se encuentra en las antípodas.

El último encuentro entre ambos mandatarios se produjo el pasado 10 de diciembre, cuando Lacalle Pou asistió a la asunción de Fernández. La gestión de este viaje habría sido coordinada por el canciller uruguayo Francisco Bustillo cuando viajó a Bolivia para la asunción de Luis Arce, pero los detalles se ultimaron ayer a última hora de la noche.

Según pudo se supo de fuentes diplomáticas, entre los temas en agenda estarían el acuerdo comercial con China y el proyecto de la hidrovía, además de la actualidad política de la región.

Alberto Fernández busca con este encuentro formal con Lacalle Pou restablecer el vínculo con Uruguay y prepara el terreno regional en América Latina para el 20 de enero próximo en que asuma Joe Biden la presidencia de Estados Unidos. En la Casa Rosada aseguran que el Presidente no quiere más cortocircuitos con Uruguay en la OEA, en el Mercosur ni en ningún otro foro internacional sino que buscará establecer una alianza estratégica para mostrar un bloque uniforme en América Latina.

Sucede que en los últimos tiempos la administración de Lacalle Pou y la de Alberto Fernández se vieron enfrentados en la OEA por la situación de Venezuela, tuvieron severas diferencias al definir al nuevo titular del BID que impuso Donald Trump como es Mauricio Claver Carone, que la Argentina no apoyó y sí lo hizo Uruguay. También hubo diferencias entre Buenos Aires y Montevideo por las definiciones contra el régimen de Maduro que sacó el Grupo Lima.

Todo esto quiere dejar atrás Alberto Fernández en su relación con Uruguay y es lo que llevó a Colonia esta tarde para almorzar con Lacalle Pou. El embajador argentino en Montevideo, Alberto Iribarne, un hombre de estrecha confianza del Presidente, es el encargado central de llevar adelante el acercamiento con Uruguay más allá de las diferencias ideológicas entre ambas administraciones.

Dejá una respuesta